Verdemar alegará contra la planta fotovoltaica de San Roque y su conexión con Castellar

Los ecologistas anuncian acciones similares con la otra parte del proyecto, que une el municipio chisparrero con Jimena

250
Imagen difundida por Verdemar sobre el proyecto de la planta fotovoltaica.

Verdemar-Ecologistas en Acción ha anunciado que alegará contra la Planta Solar Fotovoltaica denominada FV Sancho de 200 MWp, así como la subestación eléctrica SET Sancho y la línea eléctrica mixta (aérea y subterránea) que la unirá con la SET Guadarranque. Esta infraestructura afecta a San Roque y Castellar de la Frontera y los ecologistas la unen a su oposición también frontal a la que conectará este último municipio con Jimena. El alcalde de Castellar, Adrián Vaca, también se ha mostrado en contra del proyecto.

Desde Verdemar, han alegado que este territorio va perder su “marcada personalidad y funcionalidad de colchón forestal” entre el Parque Natural de Los Alcornocales (Pinar del Rey, El Chapatal, La Alcaidesa…) y San Roque- Castellar. “Se contradicen los objetivos del Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía (POTA) y los objetivos ambientales de la Estrategia Andaluza de Sostenibilidad Urbana (EASU). A los problemas ambientales, se les une la destrucción de puestos de trabajo directos del sector primario. Las líneas aéreas de Alta Tensión invaden zonas de regadío de pequeños agricultores, que generan más de 50 puestos de trabajo fijos continuos ,200 eventuales por temporada y otros tantos indirectos”, han señalado desde la asociación.

Verdemar alega que este proyecto incluye una expansión solar “indiscriminada” y un consumo “innecesario” de recursos naturales de suelo. Además, han señalado que en este sector forestal hay una gran riqueza botánica, encontrándose especies silvestres protegidas y amenazadas que se verían en peligro caso de procederse al desarrollo de los suelos y, además, entraría dentro del área de influencia económica del parque natural de Los Alcornocales.

“Estas instalaciones van a suponer un importante beneficio económico sólo para los propietarios de la tierra, pero acentuará el abandono del medio rural. Los puestos de trabajo serán mínimos, en detrimento de las costumbres, aprovechamientos tradicionales como el ganadero y agrícola, que son los que permiten dar continuidad al paisaje, al cuidado de la biodiversidad por el mero hecho de la presencia humana en los predios, traduciéndose esto en disponibilidad de agua y alimento para la fauna, así como la indudable reducción del riesgo de incendios forestales”, han destacado desde la asociación, que ha añadido que todo contribuirá a la pérdida de ayudas de la Política Agraria Común (PAC).

Aunque entienden que la energía solar fotovoltaica permite reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, creen que tiene un “impacto negativo” también en el uso de materiales para su fabricación, en los residuos que se generan al final de su vida útil y en la ocupación del territorio. Por otro lado, han señalado que este proyecto tiene “intención meramente especulativa” y relega la opción “más sostenible”, el autoconsumo fotovoltaico.