El CD San Roque visita al Écija en un partido clave para la permanencia

157

El CD San Roque se enfrenta mañana, jueves, al Écija Balompié en un choque entre rivales directos por la permanencia en División de Honor Andaluza. Se trata del partido aplazado correspondiente a la primera jornada de la segunda fase por no descender a Primera Andaluza.

Ambas escuadras parten con el peor coeficiente de puntos en la competición. El conjunto astigitano llega a este encuentro tras sumar un punto en su salida a La Algaba, en la jornada 2, donde empató a un gol frente a los de Diego Tristán. El CD San Roque, por su parte, deberá estar muy concentrado en defensa al objeto de no cometer los mismos errores que en el partido en casa ante el Ciudad Jardín.

La bola comenzará a rodar en el Municipal San Pablo de Écija a las 12.00 horas y contará con el arbitraje del trencilla onubense Gavilán García.

En la comparecencia ante los medios, ayer martes, el técnico del CD San Roque, Pablo Sánchez, habló sobre el encuentro del pasado domingo, correspondiente a la segunda jornada de la liguilla de permanencia, en el que el San Roque caía en el Manolo Mesa por 3-4 frente al Ciudad Jardín.

Sánchez señaló que tenían mucha ilusión con ese partido: “lo afrontamos con muchísimas ganas de hacerlo bien y de ir sumando ya, y de verlo todo un poco más claro, pero se torció todo, desde el primer gol, en el 45′, y un fallo individual que nos costó muy caro”. “Y luego podríamos haberlo arreglado, pero las prisas provocaron que nos equivocáramos muchísimo. El partido lo perdimos nosotros, no lo ganaron ellos”, aseveró.

El entrenador reconoció que se expusieron mucho, perdieron el sitio y “nos rompieron”. “La garantía antes de empatar y mantener la portería siempre a 0, todo eso se cayó como un castillo de naipes y tenemos que organizarnos de nuevo, organizar al equipo defensivamente y tratar de sacar los 3 puntos en Écija como sea”.

Sánchez aclaró que cuando el equipo está atacando, pierde mucho el sitio. “llegamos a hacer 3 goles sin jugar bien. Si hubiésemos tenido un poquito de tranquilidad, yo creo que el partido lo podríamos haber remontado, pero las prisas y las ganas de ganar nos hicieron descolocarnos y desordenarnos, y esto provocó que ellos lo hicieran también muy bien, porque encararon las contras y ganaron”.

En cuanto al partido atrasado, que corresponde a la jornada 1, el técnico recalcó que tienen que ver qué hicieron bien anteriormente y qué hicieron mal este domingo, con la esperanza de ser capaces de coger confianza y ganarle al Écija, “que creo que sí, que tenemos capacidad para ello”, apuntó.