Adrián Calvente, entre los 50 mejores jóvenes promesas de la alta cocina

443

El sanroqueño Adrián Calvente ha sido seleccionado entre los 50 mejores jóvenes promesas de la cocina en el marco del IX Premio Promesas de la alta cocina de Le Cordon Bleu. Calvente se formó en la Escuela de Hostelería de San Roque, pero en la actualidad estudia Dirección de Cocina en el CFP La Inmaculada, en Granada. Recientemente fue finalista del concurso GM Chef España 2020.

Tras pasar este primer filtro y encontrarse entre los 50 seleccionados de toda España, Adrián Calvente continúa así en la competición. En esta fase, los 50 candidatos, elegidos por por criterios de vocación, capacidad de liderazgo, expediente académico, talento y buena predisposición hacia el trabajo, tendrán que enviar antes del 28 de enero una receta y un vídeo de participación, que además podrá votar toda persona interesada a través de las redes sociales de Le Cordon Bleu y ayudar así a su selección para la final. Algo para lo que este sanroqueño pide toda la ayuda posible.

El 26 de febrero se comunicará oficialmente quiénes son los 10 finalistas que se medirán en una gran final celebrada en la sede de Le Cordon Bleu Madrid el 13 de abril, en la que deberán elaborar un plato con ingredientes comunes y presentarlo ante un jurado. En ediciones anteriores, ha estado presidido por algunas de las grandes celebridades de la gastronomía, como Joan Roca, Diego Guerrero, Martín Berasategui o Andoni Luis Aduriz. Un plato con el que deberán mostrar su destreza, creatividad y calidad en el trato del producto para sorprender al jurado y convertirse en futura promesa nacional de la cocina.

El Premio Promesas de la alta cocina de Le Cordon Bleu es un certamen de ámbito nacional dirigido a estudiantes menores de 25 años que estén cursando el último año de formación en cocina en cualquier centro del país y que destaquen por su pasión y su visión de la cocina como una forma de vida. El concurso les ofrece la oportunidad de seguir formándose en una de las escuelas más prestigiosas del mundo a través de dos becas al primer y segundo clasificado de 23.000 y 8.500 euros, respectivamente, y potenciar así sus capacidades y cualidades culinarias. Y para las escuelas, la organización premiará el esfuerzo de los centros con una ayuda económica de 1.500 euros que se entregará al centro del primer clasificado.