Cepsa logra un resultado bruto de 227 millones, un 54% más que el trimestre anterior

89
Imagen de archivo de la Refinería Cepsa en San Roque.

Cepsa ha informado hoy que ha registrado un resultado bruto de explotación ajustado (Clean CCS EBITDA) de 227 millones de euros durante el tercer trimestre de 2020. “Mientras que el mercado continúa viéndose afectado por el impacto mundial de la pandemia de la COVID-19, esta cifra representa un incremento del 54% respecto al segundo trimestre de 2020, reflejando así la capacidad de la compañía de generar resultados positivos, incluso en un contexto de mercado extremadamente complicado, gracias a su diversificación y a su fuerte nivel de integración, así como a las medidas aplicadas para preservar los resultados y la generación de flujo de caja”, ha añadido la compañía en una nota hecha pública.

Cepsa ha explicado que el flujo de caja operativo1 durante el trimestre fue de 224 millones de euros, lo que supone un aumento del 159% respecto a los 86 millones de euros registrados en el segundo trimestre. El beneficio neto ajustado (Clean CCS) del trimestre se situó en 39 millones de euros frente a los 93 millones de euros negativos que se registraron en el segundo trimestre de 2020, como consecuencia de la mejora de los resultados operativos.  

“Las operaciones se han desarrollado sin problemas durante el trimestre y todos los activos clave y las plantas industriales han operado con normalidad. Por su parte, los volúmenes de ventas de comercialización han aumentado significativamente respecto al segundo trimestre de 2020. El Plan de Contingencia de 500 millones de euros, puesto en marcha en abril como respuesta a la caída de los precios del crudo y al impacto global provocado por la COVID-19, está aún en marcha. Hasta septiembre de 2020, se han conseguido ahorrar 390 millones de euros mediante la reducción de 100 millones de euros en costes y 290 millones de euros en inversiones de capital”, informa Cepsa.

El resultado bruto de explotación ajustado (Clean CCS EBITDA) de los primeros nueve meses de 2020 fue de 910 millones de euros, lo que supone una disminución del 41% respecto a los 1.551 millones de euros registrados durante el mismo período de 2019, debido principalmente al impacto de la COVID-19. Asimismo, el flujo de caja operativo1 hasta septiembre fue de 663 millones de euros, lo que supone una disminución del 49% en comparación con los primeros nueve meses de 2019, consecuencia también de los menores resultados provocados por la pandemia. “No obstante, el Plan de Contingencia ha permitido una generación de caja suficiente en el periodo para mantener el nivel de endeudamiento en niveles cercanos a los del cierre de 2019”, argumenta la información facilitada.

Cepsa explica que desde el inicio de la pandemia, la empresa ha seguido mejorando su estructura de capital con la ampliación del plazo medio de vencimiento de la deuda y el refuerzo de la posición de liquidez mediante dos emisiones de bonos por valor de 500 millones de euros, así como con la formalización de nuevas líneas de crédito, que ascienden a más de 1.100 millones de euros. “Como resultado de ello, el balance general de la empresa continúa siendo sólido, con una liquidez total2 de 4.600 millones de euros, lo que permite cubrir 4,9 años de vencimientos de deuda y un ratio de deuda neta / EBITDA de los últimos 12 meses de 2,2×3”, señala la dirección.


Cepsa comunica que trabaja actualmente en una ambiciosa estrategia a largo plazo, que abordará los desafíos de la transición energética a la vez que establecerá KPI’s concretos, significativos y medibles en materia de ESG (Environmental, Social and Governance), que incluyen la reducción de las emisiones de CO2 y la huella de carbono, así como el impulso a los ecocombustibles y las energías renovables. La compañía tiene previsto anunciar su nueva estrategia durante el primer semestre de 2021.