Duende y poderío sobre el escenario del Teatro Juan Luis Galiardo

27
Remedios Amaya, sobre el escenario del Teatro Juan Luis Gallardo. Foto: Ayuntamiento de San Roque.

El público que acudió anoche al Teatro Juan Luis Gallardo se encontró en el escenario con el duende flamenco. Poderío y fiesta que llegaron de la mano de Remedios Amaya y David Morales, a los que precedieron grandes artistas del cante y el baile como los cantaores Dolores Agujetas y Antonio Aparecida.

El acto, presentado por Juan Casal, comenzó con la actuación de Antonio Macías Flores, cantaor gitano, más conocido en el mundo del cante con el nombre artístico de Antonio Aparecida, que además nació en San Roque, en 1955, en el seno de una familia de tradición flamenca. Aparecida salió acompañado al toque de Manuel Peralta Flores, guitarrista y cantaor sanroqueño que ha toca para muchos otros cantaores y bailaores, compartiendo con ellos escenario en buena parte de la geografía. Es, sin duda, uno de los embajadores del flamenco en San Roque, tanto a nivel nacional como internacional. También estuvieron en el escenario Chuste en la percusión; y Fernando Segovia y José Rubichi a las palmas.

La noche flamenca prosiguió con el arte de Dolores Agujetas, con El Perla a la guitarra, y Fernando Segovia y José Rubichi a las palmas. La actuación de la cantaora precedió a una de las artistas más reclamadas, Remedios Amaya,
quien con su quejío hizo aflorar sentimientos entre el público del teatro que no paró de palmear al ritmo de sus cantes.

La cantaora agradeció al ayuntamiento de San Roque que hubiese pensado en ella para participar en esta Bienal y protagonizó un momento muy emotivo al confesar, ante el público, que sus padres se encontraban en una unidad de cuidados intensivos enfermos de Covid. A las lágrimas de Amaya respondió el público con una ruidosa ovación de aplausos llenos de cariño y admiración. Remedios se descalzó al comienzo de su cante y así de llana y cercana se mantuvo en toda su intervención, sin recurrir apenas al micrófono y extendiendo todo su arte por el escenario.

El cierre de esta tercera gala de la Bienal corrió a cargo del bailaor linense David Morales, quien volvió a los escenarios ocho meses después. El bailaor expuso un gran espectáculo con juegos de luces, vestuario y un hermoso, cuidado y profesional baile. Le acompañaron Gaspar Rodríguez a la guitarra, Esperanza Soria y Jesús Corbacho al cante, Guillermo Ruiz y Chuste en la percusión y Josemi Herrera al violín.

La Bienal se retomará el viernes 23 de octubre con la actuación de Luis Ortega acompañado a la guitarra de Marcos Serrato; la sanroqueña Paqui Lara y a la guitarra Manuel Peralta; Alonso Núñez “El Purili” y Miguel Salado al toque; y, por último, Juana del Pipa y la guitarra de Miguel Salado. Todas las actuaciones estarán presentadas por Carlos Vargas.
La jornada de clausura tendrá lugar el sábado 24 de octubre, con la actuación del bailaor Farruquito, quien pondrá el broche de oro a la tercera edición de la Bienal de Arte Flamenco Canela de San Roque.