El plan de Garantía Alimentaria ha llegado ya a unos 1.000 afectados por la crisis de la Covid

20
Un momento de la visita

El Programa Municipal de Garantía Alimentaria ha multiplicado este año prácticamente por diez el número de usuarios debido a la crisis económica que ha generado la pandemia, llegando a unos 1.000 beneficiarios. Ante esta realidad, el alcalde, Juan Carlos Ruiz Boix, ha visitado hoy, viernes, la sede de Protección Civil para agradecer su esfuerzo a los voluntarios de dicho cuerpo, que son los encargados de distribuir los alimentos en todo el municipio cinco días a la semana.

Ruiz Boix visitó las instalaciones, situadas en Cuatro Vientos, junto a la teniente de alcalde delegada de Igualdad y Asuntos Sociales, Mónica Córdoba, ya que dicho departamento es el encargado de gestionar el citado programa. Ambos fueron recibidos por el responsable técnico de Protección Civil, Antonio Delgado, y pudieron hablar con varios voluntarios. El primer edil también inspeccionó los distintos espacios habilitados para almacenar los alimentos, muchos de los cuales se habían desalojado de cara a un importante cargamento que llegará en los próximos días para su posterior distribución.

“De tener alrededor de un centenar de familias atendidas por el Programa, desgraciadamente se ha pasado a unas mil. Estas familias son atendidas en esta sede de Protección Civil en la plaza de Cuatro Vientos tres días a la semana, lunes, miércoles y viernes, mientras que en todas las barriadas se hacen los repartos los martes y jueves”, explicó el alcalde, que destacó la importancia de poder contar con este plan, que cuenta habitualmente con recursos propios del Ayuntamiento, pero que este año, además, se ha visto incrementado “con aportaciones privadas, como las de la Fundación Cepsa, Ruiz Galán, Teletronic… entre otras”.

En este sentido, Ruiz Boix aprovechó la ocasión para pedir a las empresas que colaboren. “Que sepan que esos recursos se quedan en el municipio, se quedan en San Roque. Y que todas las que reciben estas ayudas son familias que previamente han sido valoradas por el equipo técnico de Asuntos Sociales, que corrobora que viven en una situación de debilidad económica y precisan del esfuerzo de todos para cumplir con lo más básico: la garantía alimentaria”.

Una ayuda que ha habido que multiplicar por 10

El alcalde mostró también su agradecimieto a todos los voluntarios de Protección Civil “por el enorme trabajo que están asumiendo, porque se ha multiplicado no por dos, ni por tres, sino por diez el número de familias que desgraciadamente son beneficiarias hoy en día de este Programa de Garantía Alimentaria”.

El Programa Municipal de Garantía Alimentaria es una iniciativa de la Delegación de Igualdad y Asuntos Sociales y Protección Civil, y se encarga de atender las necesidades básicas de alimentación de familias de todo el municipio. Normalmente, la mayor parte de los productos que luego se reparten proceden del Plan de Ayuda Alimentaria de la Unión Europea, que cada año entrega varios miles de kilos de alimentos no perecederos. Sin embargo, este año se ha incrementado considerablemente la aportación del Ayuntamiento para adquirir productos que normalmente no se reciben desde la UE.

Además, diversas empresas y entidades han entregado gratuitamente dinero, alimentos y productos de limpieza, como Fundación Cepsa, Fundación Persán, Ruiz Galán, Excavaciones González, CLH o Clece, entre otros.

El proceso para ser beneficiario de una de estas ayudas complementarias de alimentación comienza con una valoración por parte de las trabajadoras sociales municipales. Tras la confirmación de que se cumplen con los requisitos para acceder al Programa (fundamentalmente escasez de recursos económicos para satisfacer las necesidades básicas por sí mismos y falta de apoyo familiar) se derivan los casos a la Agrupación Municipal de Voluntarios de Protección Civil para que se les haga entrega de los alimentos.

En el caso de las familias que residen en el Casco de San Roque, pueden retirar los alimentos de las propias dependencias de Protección Civil, ubicadas en Cuatro Vientos. Para las familias que residen en las barriadas sanroqueñas, es el personal de Protección Civil el que se desplaza hasta las alcaldías de barrio, en donde se suministran los productos en días y horas concertados previamente.

Esta ayuda viene a complementar la atención que se presta a diario desde la Delegación Municipal de Bienestar Social e Igualdad a las familias sanroqueñas que demandan ayudas económicas para cubrir sus necesidades básicas.

Entre las ayudas prestadas destacan: alimentación, medicamentos y otras prestaciones de carácter sanitario, pagos de recibos de luz y agua, material escolar, desplazamientos a consultas médicas, adquisición de ropa y calzado, alimentación infantil y pañales, adquisición de equipamiento básico para la vivienda, etc.