Bomberos sofocan el incendio de un camión de reparto en San Roque casco

550

Una dotación del cuerpo de bomberos ha sofocado esta mañana un incendio que se ha producido en un camión de reparto de alimentos que circulaba por el casco de San Roque, sin que se produjeran daños de interés. Se ha abierto una investigación para aclarar las causas del suceso que ha tenido lugar en la confluencia de las calles Terrero Monesterio y Rafael de la Viesca, en pleno casco urbano de la ciudad. La vía, muy estrecha, apenas dejaba pasar al vehículo de bomberos. 

Además de los miembros del parque de San Roque-La Alcaidesa del Consorcio Provincial de Bomberos, también se han desplazado hasta el lugar de los hechos agentes de la Policía Local, Protección Civil y de la Guardia Civil. El teniente de alcalde de Seguridad Ciudadana y vicepresidente del consorcio provincial, Juan Manuel Ordóñez, ha comprobado in situ la rápida actuación de estos cuerpos de seguridad.

Según informa el cuerpo de bomberos, el incendio se inició en el motor del vehículo. El conductor arrojó un extintor pero no consiguió controlarlo y el fuego se trasladó al interior. Cuando llegaron los efectivos, el vehículo estaba completamente en llamas. La cercanía a las viviendas y las altas temperaturas hicieron que estallasen los cristales de dos viviendas y que el humo entrase en tres de ellas.

Por lo que, los bomberos se han visto obligados a desalojar dos de estas viviendas para evitar víctimas por intoxicación por humo, y una tercera ha sido inspeccionada para comprobar si había alguien en su interior. No se han producido daños materiales de interés, ni tampoco se han visto personas afectadas.

En una de estas viviendas se encontraba una mujer, cuidadora de dos mayores con problemas de movilidad. Con una acción muy correcta, los ha trasladado a la habitación más lejana a la fachada, cerrando puertas y colocando toallas bajo las mismas. Allí han permanecido sin ningún riesgo. Ha sido posterior a la actuación cuando la cuidadora ha sufrido una pequeña crisis de ansiedad. Ha sido necesario utilizar 3.000 litros de agua para completar la extinción. La carga del camión se ha trasladado a un vehículo municipal para su retirada y el vehículo ha quedado a la espera de una grúa para retirarlo del lugar.