Detenidos 36 miembros del clan de los pantojas, uno de los más activos en el tráfico de hachís

2927
Operación Guardia Civil y Policía Nacional.

La Guardia Civil y la Policía Nacional, en el marco de la Operación Caniche/Rubio, ha desmantelado una de las organizaciones delictivas más activas que actuaba en el Campo de Gibraltar dedicada al tráfico de hachís desde Marruecos a las costas de Andalucía, para su distribución por Europa, deteniendo a sus 36 integrantes pertenecientes a un clan conocido como los pantojas.

Según informa ambos cuerpos, se ha procedido a 18 entradas y registros en la comarca del Campo de Gibraltar donde se ha intervenido 4.300 kilogramos de hachís, 19 vehículos, 9 embarcaciones semirrígidas, de recreo, pesquera y motos acuáticas, numeroso material electrónico, de telefonía y náutico, un subfusil y un arma corta y dinero en efectivo.

La investigación conjunta, se inició en abril del pasado años a raíz de las pesquisas realizadas por los investigadores sobre el clan pertenecientes algunos de ellos a una organización criminal dedicada al tráfico de hachís. Fruto de esta investigación, los agentes pudieron constatar que a la cabeza del grupo se encontraba un conocido por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado apodado el Pantoja.

Esta persona vinculada con el narcotráfico desde su juventud, habría ido escalando puestos y llegado a ser hombre de confianza del narcotraficante huido de la Justicia Abdellah ‘El Messi’, para el que realizaba labores seguridad y logística. La organización funcionaba a modo de cooperativa y no dudaban en ejercer la violencia para escapar de la acción policial.

Alijos incautados durante la operación.

El clan estaba conformado por varios grupos que interactuaban para llevar a cabo los alijos. Por debajo del cabeza de la organización, su lugarteniente, supervisa bajo la dirección del primero las labores tanto de tierra como por agua. A cargo de las labores de tierra, se encontraba otro responsable que entre otras labores se encargaba de las collas (cuadrillas de porteadores), conductores y vehículos usados para el transporte, puntos (los encargados de la seguridad), así como la custodia de la droga en las guarderías. Respecto a las labores de agua (embarcaciones, de la logística necesaria, de las tripulaciones y de la seguridad), directamente se encargaba el lugarteniente del Pantoja, apoyado por dos hermanos.

Para esto último, establecían con embarcaciones puntos en el mar y así poder controlar las embarcaciones policiales. La organización tenía dos maneras de introducir el hachís en la costa, de día y de noche. En las horas diurnas realizaban los alijos en embarcaciones de recreo y aprovechaban los fines de semana, cuando hay más trasiego de estas embarcaciones, para alijar usando el transbordo con embarcaciones semirrígidas. En cada alijo introducían sobre media tonelada de droga. En horas nocturnas, preferiblemente de madrugada, introducían la droga en potentes embarcaciones semirrígidas, conocidas como gomas, estas suelen llevar de 1 a 3 toneladas de hachís.

Uno de los registros llevados a cabo en distintos puntos de la comarca.

Tras la intervención de varios alijos a la organización y conocer en su totalidad a los miembros y su rol en la misma, se procedió al registro de los inmuebles y a la detención de sus integrantes, a los que se les imputa los delitos de pertenencia a Organización Criminal, Contra la Salud Pública, Contrabando, Falsificación de Documentos y Robo/Uso de vehículo a motor.

La operación ha sido llevada a cabo por el OCON-SUR de la Guardia Civil y la UDYCO de Algeciras de la Policía Nacional, coordinados con el Juzgado de Instrucción nº 5 de Algeciras.