Las prisiones reciben móviles para que los internos puedan hacer videollamadas con sus familias

241
arcgisa

La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ha remitido a los centros penitenciarios dependientes de la Administración General del Estado 205 terminales de telefonía móvil, para paliar la restricción de las comunicaciones derivada del Real Decreto del Estado de Alarma.

Se trata de 205 smartphone con los que los internos que lo soliciten podrán comunicar mediante videollamada con sus familias o sus letrados.

Según el protocolo que la Dirección de Ejecución Penal ha remitido hoy a los establecimientos penitenciarios, serán los directores de los centros quienes ordenen su uso entre todos los internos que lo soliciten garantizando las medidas higiénicas adecuadas para evitar posibles contagios.

Los teléfonos estarán permanente controlados y custodiados por un funcionario responsable. Las videollamadas, de 10 minutos de duración, se realizarán en espacios en los que se garantice la intimidad y la seguridad de la comunicación.

Solo estará controlada visualmente por un funcionario para evitar el uso inadecuado del terminal, como la toma de fotografías, exceptuando los casos en los que se haya decretado la intervención de las comunicaciones.

Los Servicios de Orientación Jurídica, que quedaron suspendidos por el estado de alarma, se están reactivando mediante la implantación en los centros penitenciarios de mecanismos tecnológicos que permitan la comunicación de los internos mediante videollamadas y videoconferencias RDSI con los respectivos colegios de abogados.

Tras la suspensión de las comunicaciones como mecanismo de protección contra la infección por COVID-19, Instituciones Penitenciarias decretó el aumento de las llamadas telefónicas a las que tienen derecho los internos. De las 8 reglamentarias a 15. Además se estableció la gratuidad de las llamadas para los internos sin recursos económicos.