“Verderock”, un concierto solidario para el próximo día 7 a favor de Esclerosis Múltiple

141
El grupo de rock Hiroshima, en una imagen promocional
arcgisa

La asociación Verdemar-Ecologistas en Acción ha organizado, junto al grupo de rock Hotel Hiroshima, un concierto benéfico que se celebrará el próximo sábado 7 de diciembre, a partir de las 22.00 horas, a beneficio de la Asociación de Esclerosis Múltiple del Campo de Gibraltar. Esta iniciativa solidaria conjunta, denominada “Verderock”, se llevará a cabo en el Corredor Verde, junto al mercado de abastos de San Roque, y la entrada será libre y gratuita.
Hotel Hiroshima es una banda de nuevo cuño que transita por la senda del rock, desviándose a ratos hacia el pop, el blues, el metal o el rock alternativo, pasando por el grunge. Esto se debe a la heterogeneidad de sus seis integrantes: Eloy (teclado), “virtuoso formado en piezas clásicas que deleita sus oídos con power metal”; José Luis (guitarra solista), “maestro de los arreglos musicales, creador e intuitivo, seguidor de la estela de grandes del rock cómo Eric Clapton, y cuyo origen musical reside en el rock, el blues y el jazz”; Carlos (guitarra rítmica), cuyos riffs “aportan un matiz único al grupo, con sabor al rock y el metal de los 90 y referentes como Yngwie Malmsteen o Steve Vai”; Antonio (batería), “gobernando los ritmos con mano firme…un tipo que se reinventa en cada tema, y cuyos orígenes se sitúan en el pop/rock de los ochenta”, y Selu (bajo), el músico revelación del grupo, que “aporta reminiscencias del pop, el rock español delos 80 y el rock andaluz. Un bajista con presencia, aplicado y disciplinado, que sigue el ritmo al resto con determinación firme”.
A ellos se une Eusebio, la voz cantante, que “tiene orientación hard rock y metal, aunque proviene estilos tan dispares como el flamenco o la música lírica”, y que, “tras años guardando las cuerdas vocales en un cajón, se incorpora a este proyecto descubriendo nuevas facetas”.
El repertorio de Hotel Hiroshima es “una sabia combinación de canciones propias y versiones (no imitaciones ni copias) que transporta al oyente de una vertiente a otra del rock sin apenas acusar el cambio y cuyo final deja un sabor de boca y unas ganas terribles de más”.
El aspecto más reseñable de esta formación, según explica Verdemar, es “el hecho de poseer voz propia desde el principio, perfectamente identificable a pesar de la disparidad de estilos de sus componentes y de su unión, proveniente del más puro azar, conformando así una mezcla, un sincretismo, una aleación compacta que han dado en llamar el sonido HH”.