El Ayuntamiento solicita a la Junta un nuevo edificio multiusos para el colegio de Taraguilla

163

El Ayuntamiento de San Roque ha pedido a la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía la construcción de un nuevo edificio para acoger el gimnasio y el salón de actos del CEIP María Reboloso, de Taraguilla. El actual tiene al menos 40 años de antigüedad. Según un informe técnico de la delegación municipal de Urbanismo, las instalaciones no cumplen la normativa sobre seguridad y accesibilidad, ni son adecuadas para la práctica deportiva, además de que cuando llueve hay filtraciones del techo.

Los tenientes de alcaldes delegados de Educación, Belén Jiménez, y de la Zona de Estación, Taraguilla y Miraflores, Juan Serván, han visitado este gimnasio para comprobar in situ las deficiencias. Belén Jiménez no ocultó su descontento con “la gestión que está haciendo la Junta de Andalucía y sobre todo la delegación provincial de Educación. Es cierto que con el anterior gobierno no se habían corregido todas las demandas que les planteábamos desde el Ayuntamiento, pero en la gran mayoría de los casos iban realizando su gestión y nos prestaban su ayuda”. Jiménez asegura que desde el Ayuntamiento, además de enviar el informe técnico de la delegación de Urbanismo, se ha invitado a la Junta a que sus propios técnicos evalúen por sí mismos el edificio.

“El techo se ha arreglado en varias ocasiones desde el Ayuntamiento, por lo que hemos cumplido en lo que nos corresponde con el mantenimiento. Pero el informe técnico de Urbanismo dice que las instalaciones no están en condiciones para que los niños las utilicen. Hace falta tirar este salón abajo y hacer uno nuevo. Primero, porque el número de alumnos es mucho mayor ahora que cuando se hicieron las instalaciones. Y segundo, porque no cumplen la normativa que se exige a un centro educativo. Los niños de Taraguilla se merecen unas instalaciones deportivas mucho mejores que las que tienen”.

Según el informe técnico de Urbanismo, el suelo de las instalaciones “se encuentra totalmente agrietado” por la “supuesta inexistencia de elementos que faciliten la circulación de las aguas cuando el nivel freático sube”, de manera que existe “riesgo de caídas y traspiés en los alumnos”.

“El edificio -prosigue el informe-, tanto en su aspecto formal como funcional, no cumple sus funciones al disponer de una altura libre totalmente insuficiente e inadecuada para la práctica del deporte” en días de lluvia o mucho frío. “En planta no tiene dimensiones suficientes para cumplir los parámetros de ningún deporte y su altura hace impracticable cualquier actividad deportiva con balón”, añade.

“La comunicación con vestuariosno cumple ninguna normativa desde el interior del gimnasio en cuanto al Decreto de Accesibilidad, lo que ocurre igualmente con la comunicación del edificio con el exterior, incumpliendo el Código Técnico de la Edificación en cuanto a Seguridad de Utilización”.

“La recogida de pluviales -continúa el informe- no se encuentra conectada a la red enterrada de saneamiento, lo que origina encharcamientos en la base inferior de los canalones y provoca resbalones. En días de lluvia se originan filtraciones de la cubierta en su zona central por el nulo mantenimiento de los rudimentos sobre elevados de la misma”.