El reino de la lectura de Salvador Bermejo

644

‘El Reino de Drako’, del sanroqueño Salvador Bermejo, es solo un camino, una excusa para que los jóvenes lectores accedan a un reino aún más divertido y fantástico: el de la lectura. 

Salvador Javier Bermejo Vázquez (San Roque, 1986) cuenta que se levantó una mañana decidido a contar una historia, a escribir un libro con el objetivo de ofrecer a niños una historia hecha a su medida para que sientan atracción por tomar un libro entre sus manos. Así creó ‘El Reino de Drako’, un libro de unas cien páginas del que ya se ha vendido unos 600 ejemplares y va por su tercera edición.

“Con este libro quiero introducir y fomentar la lectura dentro de los colegios, ese es mi objetivo primordial. Los niños no pueden leer un único libro en un trimestre. Quiero atraer a los niños a la lectura y también involucrar a las bibliotecas para que sean un espacio para ellos y que lean más y jueguen menos a la Play”, comenta este profesor.

“Una de las cosas que me motivó a escribir es que m hija pudiera leer un libro de su papaíto, y ver un libro. escrito por mí en la biblioteca de mis padres es un orgullo”

“Es un libro donde cada paso ha sido estudiado al milímetros para evitar que los niños se cansen o se aburran. Por eso, por ejemplo, escribí capítulos cortos para que pudieran leer tres o cuatro de un tirón y así tienen la sensación de que avanzan muchos y se motivan”, declara Salvador Bermejo, que explica que durante la creación fue contando la historia a los niños para “saber qué le atraía, qué sentían”. 

‘El Reino de Drakon’ cuenta la historia de dos hermanos, Clara y Andrés, que son también los hijos de Salvador. Eso, junto a que las ilustraciones son del padre del autor, lo convierten en un trabajo muy familiar. “Una de las cosas que me motivó a escribir es que mi hija pudiera leer un libro de su papaíto, y ver un libro escrito por mí en la biblioteca de mis padres es un orgullo”, afirma el sanroqueño. Los personajes se introducen en un reino, el de Drako, que se divide en cuatro: el de las hadas, los orcos, los humanos y los enanos. “Cada uno tiene un simbolismo”, puntualiza.

Bermejo no esperaba la buena respuesta que tuvo el libro. “Salió el 24 de diciembre y el 25, comiendo con mis padres, la gente me llamaba para pedirme uno”, dice. De la primera edición ha vendido unos 200 ejemplares y no descarta una cuarta. “El pueblo de San Roque se ha volcado en esta iniciativa, y también otros pueblos como Castellar, Secadero y muchos institutos”, dice. 

“El pueblo de San Roque se ha volcado en esta iniciativa, y también otros pueblos como Castellar, Secadero y muchos institutos”

Ahora, el autor quiere traducirlo al inglés para llevarlo a Gibraltar y por los colegios bilingües. El segundo objetivo es lanzar el segundo libro sobre la misma historia y que asegura que ya lo tiene “en la cabeza”. “Lo estoy trabajando en los colegios para saber qué le ha podido faltar al primer libro, en qué se puede mejorar desde el punto de vista de los niños, que a veces te reclaman más batallas o más características de los personajes, aunque en ese sentido prefiero dejarlo a su imaginación”, añade.

Comenta las dificultades de sacar un libro al mercado y la escasa rentabilidad económica pero Salvador Bermejo se siente pagado con presentar una obra suya en San Roque o como lo hizo recientemente en la sede de Mancomunidad del Campo de Gibraltar. Pero, sobre todo, lo que le mueve a continuar es ver que niños se introducen en el maravilloso reino de la lectura a través de su Reino de Drakon.