Tres tramos. 3,5 kilómetros. Este es el paseo que une a la ciudad de San Roque con su pulmón verde, el Pinar del Rey. El último de los trayectos, concluido hace unas semanas, parte de la fuente de María España hasta llegar a la fuente de Alhaja del Pinar del Rey. A este le precedieron otros dos que ya son parte del recorrido habitual de quienes utilizan este sendero para hacer ejercicio o pasear.

La obra más reciente concluida por el Ayuntamiento de San Roque, la correspondiente al último trayecto, ha sido la más ambiciosa al tratarse de un tramo de 1,9 kilómetros y ha requerido una inversión de más de 555.000 euros, superando los 1,2 millones la cuantía total del recorrido completo.

San Roque culmina un proyecto que echó a andar en junio de 2014, cuando se inició el primer tramo entre el polideportivo Vicente Blanca y el Puente Colmena. En octubre de 2015 comenzó el segundo tramo, de unos 800 metros, hasta el cruce de Santa Margarita y dos años después el definitivo, que además incluye una pasarela de madera sobre el arroyo Colmena.

Finaliza así el demandado enlace entre la ciudad de San Roque ciudad y el Pinar del Rey, un camino que realizan todos los días numerosos ciclistas y senderistas. El objetivo que ha perseguido este proyecto durante todo este tiempo ha sido atender la demanda ciudadana de una movilidad sostenible para propiciar unos hábitos de vida más saludables.

Superado este reto, el municipio quiere avanzar en su plan de movilidad urbana con la ejecución de una senda similar a la que se ha proyectado para conectar la ciudad con el Pinar, pero esta vez en dirección a la zona del casino.

Antes de poner en marcha esta iniciativa, el municipio necesita de la autorización previa del Gobierno de la nación. El proyecto ya está redactado por los técnicos municipales, la inversión supera el millón de euros y el deseo del equipo de gobierno es comenzar la obra en el primer semestre de 2019.

La actuación está incluida en el Plan Municipal de Movilidad Urbana que prevé la creación en el conjunto del municipio de sendas ciclables, carriles bicis y sendas peatonales Está casi terminado el carril entre Los Timbales y la Estacióny está pendiente de autorización para otro carril que irá por toda la ribera del río Guadarranque, uniendo la Estación, Taraguilla y Guadarranque.

Las 338 hectáreas que llegaron con la Armada española

El Pinar del Rey es un parque suburbano de 338 hectáreas que data de 1800 cuando la Marina española plantó árboles para suministrar madera para los barcos de guerra. Hoy en día es uno de los pulmones naturales del Campo de Gibraltar, junto con el Parque Natural de Los Alcornocales.

El parque se puede dividir en dos partes principales, la zona sur con más afluencia de personas; y la zona norte, más salvaje y donde está prohibido el uso de vehículos a motor. La zona sur comprende la zona recreativa con infraestructuras de picnic y barbacoa, el arroyo de Alhaja y el Aula de Naturaleza, y el lado norte incluye el Tajo del Pajarraco y el Cerro del Águila, desde donde se puede divisar el antiguo auto safari de Alcaidesa desde el Tajo.

La Fuente de La Alhaja se encuentra justo a la entrada del Pinar del Rey. Es una fuente pública muy popular entre los residentes y visitante por la calidad su agua. El Aula de Naturaleza, gestionada por el Ayuntamiento de San Roque, cuenta con un punto de información y un jardín botánico con especies florísticas del ecosistema.

El sendero del Arroyo de Alhaja que prosigue paralelo al curso del arroyo, puede seguirse a pie o en bicicleta. Un paseo que se presenta como una de las rutas más bellas de los cuatro itinerarios ecológicos delos que dispone el parque en la actualidad.

Los guías de medio ambiente del Centro de Interpretación ofrecen una información muy completa sobre los otros tres itinerarios ecológicos: las rutas del Tajo del Pajarraco, el Cerro del Águila y el Pinar del Rey.

Los dos itinerarios más exigentes son el Cerro del Águila (de dificultad media-alta) y el Tajo del Pajarraco (de dificultad media). Por el contrario, el circuito circular de la ruta del Pinar del Rey es apto para todos los públicos (sobre todo para los menos activos) y discurre por la parte baja del parque.