Las blogueras e influencers enseñan, muestran y crean tendencias porque hay alguien detrás que inventa, crea y diseña. Elizabeth García (@lovelyroomstudio) es ejemplo de ello.

Esta joven diseñadora de San Roque ha sabido incorporar las redes sociales a su trabajo. Los registros en los perfiles de su marca, Lovely Room, certifican su notable presencia e influencia: más de 30.000 seguidores en Instagram y más de 5.000 en Facebook. “Estos números se consiguen siendo muy constante y poniendo mucho amor. Tienes que cuidar todos los detalles”, explica @lovelyroomstudio, que comparte con el mundo digital cada uno de sus diseños. 

Elizabeth García, de 35 años, se ha formado como auxiliar de vuelo y además ha estudiado fotografía, estilismo y diseño de moda, logrando convertir su pasión en su actual profesión.

“Comenzamos a utilizar las redes sociales para promocionar nuestro primer desfile que se celebró en el Palacio de los Gobernadores, en San Roque. Ahí fue donde descubrimos realmente cómo funcionaba este mundo. Hace un par de años ya nos iniciamos en esto de manera algo más profesional, nos pusimos a trabajar más a fondo con las redes sociales. Nos costó entenderlas, saber cómo funcionaban, cómo dirigirnos a los demás y sobre todo encontrar a nuestro público y engancharles”, explica.

En estos momentos, con una página web en construcción, las redes sociales son la forma de venta más directa de la marca Lovely Room: “Para nosotros es brutal atender pedidos de Argentina, Nueva York o Berlín. Es alucinante cómo podemos llegar a personas del otro lado del mundo tan solo colgando una fotografía en redes. Las redes sociales son el mayor escaparate del momento. Tenemos que aprovechar esta gran plataforma que hoy en día es gratuita”.

El equipo de @lovelyroomstudio también trabaja en el desarrollo de una aplicación móvil que sirva para conocer las demandas de sus clientes y además han puesto en marcha una serie de cursos de formación para aprender a diseñar tocados. “Creemos que es una buena iniciativa llena de creatividad en la que esperamos a muchos alumnos para que disfruten de lo artesanal y que así puedan valorar el trabajo que tiene cualquier producto hecho a mano”, añade.

¿La clave del éxito para Elizabeth y la marca Lovely Room en las redes sociales? La naturalidad. “Mostrar lo que sabemos hacer con todo el mimo del mundo. Cuando algo es natural y camina solo es mucho más fácil”.